domingo, 12 de julio de 2009

Regresar

Siendo muy pequeño, cuando los vientos de grandeza no soplaban a mi favor y el mundo se presentaba amenazador para mis intenciones, dos cosas decidí para los días por venir. Sería quien estaba destinado a ser así mataran por ello y viajaría. Viajaría mucho. Lejos, cerca, allí a donde me llevaran mis deseos. No sabía cómo ni cuándo, sólo que lo haría. Aquella noche de febrero de más de tres años atrás, con el aroma de bosque y montaña que traía de mis vacaciones aun fresco, tampoco sabía qué clase de película me disponía a ver. Mucho, muchísimo menos, podía imaginar lo que vendría después. Presa del encantamiento y la conmoción supe lo que debía hacer sin demora. Debía indagar la razón del embrujo. Quizá también, con eso hasta llegara a encontrar otros posesos como yo.
Así comenzó esto, con una película con una historia a la que, sin querer, regreso una y otra vez.
O tal vez sí quiera, y eso está bien.
Hoy, a días de regresar de un viaje soñado en secreto, regreso a este sitio tan mío que, casi sin darme cuenta, he tenido abandonado. Viaje tan intenso como inspirador, tan emotivo como esperado, tan vivo como inolvidable. Viaje que, en más de un sentido, fue un regreso. Después de veintitrés años, exactamente la mitad de mi edad actual, a España. Y de tres, a los vientos frescos y acogedores de la montaña cuyo nombre hace tropezar la lengua. Los disfraces por fin se hicieron piel, mirada, voz, gesto. Todo olió a conocido, a añorado. No fue necesario demasiado. Ya nos habíamos dicho suficiente antes. Y si no lo habíamos hecho, lo mismo daba. Anfitriones increíbles, sentimientos francos, risas, sabores, sonidos, varias lágrimas, climas, sitios hechos de ciudad y campiña, sierra y mar, bosque y montaña, el material que construyó esta experiencia emocional. Las palabras no vienen a mí hoy, y las que lo hacen me suenan a poco. Por eso, hoy elijo imágenes y música.
He aquí un extracto de mis veintiséis maravillosos días en Andalucía, Catalunya y Madrid.
Maravillosos e inolvidables.
Luna MariCarmen, Estrella Marga, para ustedes con amor.
W!

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias "galliiiiinaaaaaa boludaaaaaaaaaaaaa"

Un besote y un abrazote

(Lluís)

Anónimo dijo...

Me lo he pasado muy bien estos días, sobre todo en la playa.

Hasta otra "gallina boludaaaaa"

(Gustavo) "la rana reneeeeeeeee"

Anónimo dijo...

Lametones y besitos

Guau, guau, guau!!!!!!!!!!!

(Pinqui)

pon dijo...

Esperemos que no tardes otros 23 años en volver, que ya estaremos muy talluditos y perjudicaos.

Mar del Norte dijo...

Qué maravilla!!!
Gracias por compartirlo...
Besos

brokemac dijo...

joooooooooooooooo.......

un-angel dijo...

Me costó volver, vaquero, mucho más de lo que me costó ir ( y ya sabes porqué, ya me conoces como soy ). Tengo mucho que decirte, del antes, del durante y del después, pero por alguna razón me parece mejor esperar a que "se calmen las aguas"aquí dentro, ¿vale?...
Entretanto, un abrazo grande, de los que se dan con el corazón.
Y a las anfitrionas, todo el amor ya que lo hicieron posible.
Feliz vida, vaquero.

Rosadefuego dijo...

Que felicidad verlos tan contentos, por unos instantes todo se olvida.
Que bella colección de fotografías mil gracias por compartirlas y en cierta forma, por unirme un poquito a ustedes queridos amigos.

El César del Coctel dijo...

wow, qué maravilla, qué envidia, qué bonito, qué emoción.... bellas fotos

maimai dijo...

Jobar, que envidia viendo esas fotos!!!!
Gracias por estar al otro lado del teléfono justo en el momento que lo necesitaba.

Muchos besos
Maite.

Anónimo dijo...

Hola Vaquero,

Un abrazo y un beso muuuyyyyyy grande.
He visto tu video y me ha gustado mucho. Nuestros deseos, Marga, Lluís y yo seria poder hacer un dia un viaje inolvidable y seria poder verte y a otros conocidos de Marga de lugares proximos, yo siempre he sido optimista y digo, NUNCA DIGAS NUNCA JAMAS (007 BOND).
El tiempo que has pasado con nosotros nos has traido amistad, cariño, y muchas cosas de tu tierra Argentina aunque no hemos estado alli, pero contigo en casa y las cosas que nos explicabas yo me hacia una idea de como seria viajar contigo como guia turistico por tu Argentina querida. Aunque tu tienes mucho de españolito pero me parece que mucho de CATALAN, bueno vaquero Walter, un besazo y un fuerte abrazo de este tu amigo y si me consideras UN HERMANITO NAYOR DE CANET DE MAR. (Ramón)

Ana, un Hada al Sur del Mundo dijo...

Hace unos días que cierto ángel me dijo "el Walt publicó algo de su viaje por estas tierras... está precioso"... el video, claro... jajaja
Y por h o por b fui demorando este paso... supongo que por la misma razón que te suponés: esto es demasiado fuerte... como fueron fuertes el video de Fer y las fotos de Marga... es fuerte... intenso y no necesito explicar, a estas alturas del partido el por qué, verdad?
En fin, mi dulce vaquero... esta noche voy a verte y voy a tratar de extraer de nuestro abrazo del reencuentro, todos los abrazos que te dieron para mi... he visto aquí a personas que extraño, que deseo conocer, que son inolvidables y que, luego de saberlas a través de tus relatos, quisiera poder ver alguna vez...
Así que preparate, porque nuestro abrazo de reencuentro va a durar un buen rato...
Te quiero mucho y ¿sabés qué? TE EXTRAÑE MUCHISIMOOOOOOOOOO!
Hasta dentro de un rato, vaquero soñador...

Marga dijo...

Yo no sé que puedo decirte...

Me quedaron tantas cosas pendientes que podría estar escribiendo horas y horas.

Sólo se me ocurre decirte que te echo tanto de menos..., que necesitaré muchísimas vidas para darte las gracias por darme tanto a cambio de tan poco.

Te quiero vaquero

brokemac dijo...

Bueeeeeno, yo creo que ya habrás pasado la resaca del viaje, ¿¿aónde anda usté vakero??

Strawberry Roan dijo...

Bueno niño, ¿cuándo vuelves? ¡Nos tienes abandonados!

El César del Coctel dijo...

Orale vaquero... ya haces mucha falta... ¿qué hay de tí?... vuélvenos a embargar con tus maravillosos relatos

Felices fiestas

brokemac dijo...

¿Es que ya no vas a escribir más???? ¿¿Ya no nos quieres????
:(

brokemac dijo...

Pasan los meses y ni una señal de finalización del letargo...
Un beso al viento entonces...